Ka’Yok’ y el Museo del Agua, sede del I Encuentro Regional de Promotores de Cultura del Agua.

Oganizado por la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) y Gobierno del Estado de Quintana Roo.

  • Conferencia impartida por el Biol. Roberto Rojo en el cierre.

Cancún, Q. Roo, a 17 de Octubre de 2014.- Del 14 al 16 de octubre el complejo del Planetario de Cancún y el Museo del Agua ‘Ch’ooj k’uun fueron sede de las actividades del I Encuentro Regional de Promotores de Cultura del Agua 2014, bajo el lema “Agua, y creatividad: una lluvia de ideas”, organizado por la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) apoyados por el Gobierno del Estado de Quintana Roo.

En este encuentro intercambiaron experiencias 40 promotores que replicarán el aprendizaje en tres estados de la península de Yucatán. El biólogo Roberto Rojo dio en el día de cierre de actividades, una conferencia para concientizar sobre la importancia de cuidado de nuestros sistemas hídricos para preservar la vida.

El objetivo en mente del evento fue intercambiar experiencias para enriquecer y actualizar el marco teórico del conocimiento de la cultura del agua, que contribuyan a la formación profesional de los promotores responsables de los Espacios de Cultura del Agua a nivel regional.

El biólogo Roberto Rojo, conductor de algunos programas de televisión de Once TV como En busca de bichos y Zoológicos en acción, y vive su profesión bajo el lema: “la biología es una herramienta para sentir la vida”. Su charla, a propósito del tema del agua y la vida en los diferentes tipos de cuevas que existen en el mundo, fue titulada: Historia de un Amor, donde los componentes inseparables de la historia son el agua y la roca caliza. Ambos elementos, son los responsables de la formación del 90% de las cuevas del mundo.

De pronto, él sube al pódium, se apagan las luces del auditorio y enciende la de su casco, especial para espeleólogos. Inicia, en medio de una simulada inmersión, la lectura de un texto que dice haber escrito hace diez años, cuando comenzaba a introducirse en el mundo de las cuevas. Su texto logra transmitir la emoción que siente al vivir la experiencia de estar donde muy pocas personas han logrado llegar, y donde el tiempo transcurre muy lentamente. Ahí, donde los cambios son casi imperceptibles a lo largo de miles de años. Se acompaña de la proyección de bellas imágenes de diferentes tipos de cuevas y de sus expediciones. Muestra los diversos tipos de organismos vivos de estos ambientes. Nos habla de la fragilidad de los mismos.

2014OCt17. Biol.RobRojo-CAPA (32).jpg
2014OCt17. Biol.RobRojo-CAPA (59).jpg

En su charla, no sólo alerta sobre los ecosistemas hídricos en peligro. Informa del cuidado que debemos tener y las razones para cuidar nuestras preciadas reservas de agua dulce. También nos refiere a la mitología y el inframundo maya. Ese lugar que los antiguos llamaban Xibalbá, en la profundidad de las cavernas y de la tierra, eran lugares considerados sagrados. “En el entendimiento de los abuelitos mayas”, nos refiere el biólogo, ”todo está conectado en el Universo”. Y continúa: “si el inframundo está bien, y el agua que mantiene la biodiversidad es limpia, el mundo afuera también estará bien”.

En otros países ya se están llevando a cabo acciones para la protección de cuevas. Fue en Eslovenia y Croacia donde descubrieron un organismo ciego, el olm proteus, que puede llegar a vivir sin comer hasta 10 años y su longevidad alcanza los 100 años. Proteger este organismo fue el comienzo de la historia. Hoy en estos países protegen las cuevas y su entorno. El agua de esas cuevas se conserva limpia y con ella la vida más allá de sus fronteras. En las cuevas de la Península de Yucatán no tenemos al proteus, pero tenemos a la dama blanca, y necesita también agua limpia para vivir. Hay mucho trabajo por hacer al respecto.

El agua que llega a las casas de un cuarto de la población mundial, proviene de lugares cáusticos (cuevas y ríos subterráneos). En Q. Roo se tiene la segunda cueva más larga del mundo que tiene 310 Km de galerías inundadas, y nuestras reservas de agua dulce están ahí, frágiles y sin protección. El agua está en continuo movimiento, si contaminamos los mantos freáticos, el agua del mar también se contamina.

El ser humano necesita el agua dulce y limpia para vivir. Preservarla, es preservar la vida. 3,900 niños mueren diariamente en el mundo por no tener el preciado líquido. La guerra por el agua dulce es tristemente hoy una realidad. Debemos darle un uso adecuado para evitar desastres, guerras y enfermedades. Es parte de la cultura del agua que debemos promover.

El biólogo Rojo opina que los tres grandes peligros del planeta son la ignorancia, el egoísmo y la indiferencia que prevalece en el mundo y los enemigos a vencer. Hay que estar informados para poder actuar y esta generación tiene en sus manos un momento crítico del que no hay vuelta atrás.

La conferencia cerró con un video documental del popular astrónomo y divulgador, Carl Sagan, donde la nave Voyager I en 1990, se da vuelta en el espacio, justo antes de abandonar nuestro sistema solar y para toma la foto más lejana que existe de nuestra casa. Sagan dice acerca de la imagen, captada a 6.000 millones de kilómetros de distancia: “Esa pequeña, insignificante mota de polvo que flota en un inmenso mar de estrellas es nuestro planeta, la Tierra, el único hogar que hemos conocido”. ¿Será que entre todos podamos cuidarlo?. Uno de los objetivos del Planetario de Ka’Yok es precisamente seguir sembrando entre la juventud la curiosidad científica, tecnológica y la conciencia por el cuidado del medio ambiente y dar a conocer la grandeza del Universo.

Posts are coming soon
Stay tuned...
Publicaciones recientes