Recuerdan Ka'yok' al gran científico Carl Sagan

 

*Como parte del programa “Espacionautas”, dirigido por el capitán Roberto Gómez Silva, se proyectó el primer episodio de la mayor serie de divulgación científica de la historia. 

 

Como parte de su programa Espacionautas, encabezado por el capitán Roberto Gómez Silva, el Planetario de Cancún presentó el primer capítulo de la serie televisiva “Cosmos, un viaje personal”, la más importante en materia de divulgación científica hasta la fecha, conducida por el científico Carl Sagan (1934-1996).

 

En ese primer capítulo, titulado “En la orilla del océano cósmico” Sagan emprende un viaje para ubicar a nuestro planeta Tierra en el universo. Paso a paso nos lleva por los diversos conjuntos de galaxias, constelaciones cercanas como Orión y las Pléyades, y nuestra galaxia —la Vía Láctea— en la cual existen 400 mil millones de estrellas como nuestro sol.

 

El viaje continúa por la antigua Alejandría, que en su momento fue la ciudad más importante del planeta y la que albergó la biblioteca más importante del mundo antiguo, ya que contó con aproximadamente 1 millón de títulos.

 

Finalmente, Carl Sagan explicó en ese primer capítulo el uso del “calendario cósmicos”, donde cada día tiene una equivalencia de 40 millones de años, para ubicar desde el origen del universo hasta el surgimiento de la humanidad y toda nuestra historia.

 

El capitán Gómez Silva, como es costumbre en Espacionautas, también hizo dos importantes anuncios sobre la agenda de eventos astronómicos para los próximos días.

 

En primer lugar, detalló, este domingo 10 de agosto se podrá observar lo que coloquialmente se conoce como la “súper luna”. El satélite terrestre se ubica a 380 mil km de la Tierra, pero este día se ubicará a 363 mil km, lo que permitirá observarlo un 14% más grande de lo normal.

 

Adicionalmente, desde las 00:00 horas del lunes 11 y martes 12 próximos, se podrá observar una lluvia de estrellas conocida como Perséidas, donde se podrán ver hasta 60 meteoros por hora, los cuales viajan a una velocidad de 50 km por segundo.

 

Gómez Silva recordó que la llamada “súper luna” podría afectar la visibilidad de esta lluvia de estrellas por lo que,  a fin de tener una correcta observación, es necesario ubicarse en lugares que no tengan contaminación lumínica.